olivo centenario en Sierra Nevada del olivar de almazara Quaryat Dillar
El blog de Quaryat Dillar Tras varias generaciones dedicadas a la agricultura y el sector olivarero, la familia Velasco Gil fundó en 2009 una almazara en Dílar, un pueblo granadino de Sierra Nevada.

MedioambienteySostenibilidad

Sostenibilidad dirigida al ahorro de agua

Quaryat Dillar presenta un nuevo sistema de sostenibilidad medioambiental mediante el ahorro de agua. Este permite reutilizar el agua proveniente del lavado de la aceituna, para regar los olivos

Con nuestro nuevo plan de evolución sostenible conseguiremos reaprovechar para riego de los olivos el agua proveniente del lavado de aceituna y de lluvia.

Un proyecto con las aspiraciones de Quaryat debe estar en permanente evolución y mejora. Los avances en investigación aplicados a la producción alimentaria nos permiten seguir manteniendo los estándares de calidad e incluso elevarlos a nuevos niveles. Siempre se puede mejorar; un principio tan básico y resumido como incontestable que nos estimula a seguir buscando la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente.

Esto es así especialmente en materia ecológica. Si pensáramos que con todas las acciones realizadas y todos los sistemas implantados y revisados hasta el momento ya hemos alcanzado el ideal de sostenibilidad máximo, estaríamos perdiendo la orientación de nuestro planteamiento productivo y estancándonos. Por ello estamos siempre atentos a posibles innovaciones que se puedan integrar dentro de nuestra almazara para adaptarnos aún más a
la naturaleza, y que no sea ella la que se adapte a nosotros. ¡Siempre hay caminos que recorrer!

Uno de esos caminos, que ya hemos explorado, es el de la reducción de la huella hídrica en la elaboración del aceite Quaryat. Hasta este año, el agua procedente del lavado de la aceituna se mezclaba con el agua de lluvia y se depositaba en una balsa donde se evaporaba de forma natural. Esto nos hacía cumplir con los requisitos sobre impacto medioambiental de la Marca Parque Natural de Andalucía y nos garantizaba el sello de calidad ecológica certificada y de producción integrada. Pero desde hace ya algún tiempo sabíamos que podíamos hacer algo más.

Esa agua podría ser considerada en sí mismo un residuo, no contaminante, pero desaprovechado. El objetivo de nuestro plan de reducción de la huella hídrica era el reaprovechamiento de este elemento, convirtiendo un residuo en un recurso que además nos ayudara a minimizar nuestro consumo. ¿Cómo? Cerrando el círculo: Aprovechando el agua de lavado con agua de lluvia para el riego de los propios olivos.

Ello ha precisado de una inversión especial y de un diseño y construcción de una balsa en el entorno de nuestra almazara. Y aquí era necesario también minimizar el impacto que su construcción pudiera generar, por lo que se ha hecho aprovechando el talud de la balsa de evaporación y en un nivel inferior para que no provocara ningún impacto visual en el paisaje.

Este plan ha sido diseñado al milímetro, observado y analizado para saber que alcanzábamos nuestro fin sin tener que justificar ningún medio. Con él, además de seguir evolucionando hacia la consecución de una almazara comprometida al 100% con la sostenibilidad, revalorizamos un recurso fundamental para la producción del aceite de oliva virgen extra, el agua. Pronto podréis verlo en imágenes.

«El agua es la fuerza motriz de toda la naturaleza».
Leonardo da Vinci

Síguenos en Facebook

Archivo

cartel de feria de aceite de oliva virgen extra