Agricultor con un puñado de aceitunas verdes en las manos

El legado de nuestra almazara

Tras varias generaciones dedicadas a la agricultura y el sector olivarero, la familia Velasco Gil fundó en 2009 una almazara en Dílar, un pueblo granadino de Sierra Nevada.

Proyecto Así es nuestro

Proyecto

El aceite Quaryat es un producto excepcionalmente natural, gracias a sus propiedades, su método de elaboración y sus sistemas de control de calidad. Además, entre las prioridades de la almazara destaca la integración medioambiental del proceso, respetando el entorno en el que se ubica y compensando con su huella ecológica.

El Proceso
1
El Proceso 1
2
El Proceso 2
3
El Proceso 3
4
El Proceso 4

El Proceso

La creación de los aceites Quaryat se puede resumir en cuatro fases sobre las que se aplican criterios de calidad exigentes. La elaboración se culmina en menos de dos horas, por lo que las propiedades del producto se mantienen intactas.

1.

Una de las ventajas de contar con cosecha propia consiste en poder seleccionar el mejor producto de entre las distintas variedades, a pie de almazara y trabajando con aceituna de vuelo: el fruto se recoge desde la rama y no llega a tocar el suelo, evitando todo tipo de impurezas o suciedad.

2.

Esta selección de aceitunas se somete a un batido de unos 30 minutos para extraer el mejor jugo. En este paso es fundamental vigilar la temperatura de la pasta y conservar el frío, para que el aceite conserve todas sus propiedades organolépticas: aroma, sabor, densidad...

3.

Mediante procesos mecánicos y de decantación natural se separa el aceite de sólidos y aguas de vegetación. Se almacena en bidones especiales de acero inoxidable, evitando la oxidación protegiéndolo con gas nitrógeno alimentario y resguardándolo en una bodega de última generación, aislada y controlada, con una climatización a medida para el aceite.

4.

Además de tener cosecha propia, almazara sobre el terreno y bodegas inertizadas, el laboratorio privado de Quaryat certifica la calidad del aceite en el mismo momento de su producción. Envasamos sobre demanda, para que conserve en el momento de ser consumido las cualidades propias del primer día de cosecha. Y el círculo se cierra con la gestión de todos los residuos, generando nueva energía en forma de biomasa, abono o electricidad, devolviendo así a Sierra Nevada lo que nos regala su naturaleza.

Así es nuestro

Método

El fruto de los olivos de Sierra Nevada es un manjar en sí mismo, criado en un entorno natural de unas características únicas. Convertir ese fruto en un aceite de oliva virgen extra de la misma calidad requiere de experiencia y recursos especiales. En la almazara Quaryat Dillar disponemos de esos conocimientos y herramientas para elaborar un zumo de aceituna a partir de procesos naturales, atendiendo a la tradición e introduciendo la innovación desde el respeto a la cultura aceitera.

El cuidado del entorno natural y el estudio constante para la mejora de nuestro aceite son dos máximas de nuestro trabajo. Los procesos de reciclaje y regeneración de subproductos (caldera de biomasa, placas solares, luces Led) nos permiten devolverle a la naturaleza los que nos regala.

Nuestros productos

Método