EL FRUTO DE SIERRA NEVADAEL ENTORNO

El secreto de Quaryat está, en realidad, a la vista de todos. Desde Granada se pueden admirar las titánicas cumbres de Sierra Nevada presidiendo el Parque Natural y Nacional que lleva su nombre. En las estribaciones de este parque, a 1.000 metros de altitud, la luz y el aire de montaña crean unas condiciones especiales únicas en el mundo que se transmiten a la aceituna.

Para acreditar la implicación del proyecto en su espacio, la almazara Quaryat Dillar cuenta con certificación de producción ecológica e integrada, y pertenece al Foro de la Carta Europea de Turismo Sostenible para sus actividades ecoturísticas. Además, gracias a su origen y su autenticidad, este aceite está adherido a la Marca Parque Natural de Andalucía. Los procesos de reciclaje y regeneración de subproductos (abono, biomasa y energía) nos permiten devolverle a la naturaleza lo que nos regala.

EL LEGADO DE NUESTRO OLIVARLA ECOLOGÍA

Una importante parte de nuestro trabajo consiste en cuidar las 60 hectáreas de olivar que gestionamos para que mantengan la biodiversidad propia del Espacio Natural de Sierra Nevada donde se encuentran.

Combinando la sabiduría tradicional y las tecnologías más avanzadas, y desde el más escrupuloso respeto al medio ambiente, realizamos una actividad meticulosa para poder garantizar un sistema de cultivo sostenible, que ya nos ha hecho merecedores de la certificación oficial de Producción Ecológica e Integrada.

La auténtica fábrica de aceite está en las ramas de nuestros olivares, pues son sus frutos, las aceitunas, los que nos ofrecen desde su interior el zumo que más tarde obtendremos de una manera totalmente natural y preservando sus propiedades: virgen extra y auténtico.